La Bien Querida y su música en la terraza del Hotel Lima Safety First

Hotel Lima La Bien Querida

Mediodía del domingo 18 de abril y la piscina del tejado del hotel Lima esperaba impaciente a que la música pintara ondas en su superficie. Una hora más tarde la terraza se llenó de ganas de escuchar el misterio armónico de Ana Fernández-Villaverde, la Bien Querida. El público ocupó su espacio, acorde a la responsabilidad del momento en el que vivimos, y el concierto empezó a su hora.

La noche anterior la cantante bilbaína compartía canciones y lecturas con Alejandro Simón Partal en la tercera y última jornada del festival de poesía y música ‘Cantos Velados’, un ciclo amparado por el Ayuntamiento de Marbella al que Celia Rodríguez Lima agradeció el gesto de la Consejería de Cultura a favor de la empresa privada, que hizo posible la actuación de la artista a pesar de la exclusividad.

Un instante más tarde Ana se subía a un taburete y su voz hechizaba el cielo de abril de azul celeste. La artista que cambió los pinceles por las cuerdas de una guitarra hace quince años, alentada por su amigo Jota de los Planetas, consiguió que la jornada oliera a primavera. Su mirada, escondida bajo las gafas de sol, no ocultaba que se sentía tan cómoda como nosotros. Y la música fluyó. Empezamos con ‘sentido común’ de su disco Fiesta, a la que se sumaron canciones de su primer álbum. Ana fue creciendo como nuestras ganas de que no se acabara nunca y aunque los duendes del directo no dejaron que Alejandro se uniera a ella en ‘La pieza que me falta’, no nos hizo falta compañía para entender que las cosas hermosas no son sencillas.

Hotel Lima La Bien Querida

Sonó ‘Muero de amor’ y todos fuimos obedientes. Fallecimos al instante.

No estábamos preparados para el final que llegó con ‘un gatito’, canción que nos despidió antes de que el sol doblara la esquina.

Al terminar, cuando bajábamos las ocho plantas del hotel, Ana se había convertido en la bien amada para todos los que pudimos vivir un domingo perfecto. A ella le queda seguir girando con su último disco ‘Brujería’ y a nosotros una sonrisa enorme de agradecimiento por empezar a ver la luz al final del túnel.